RELATO

Estoy encerrado en una celda, a oscuras, no hay ni una triste ventana donde pueda ver algo de claridad. No entiendo nada… Mi suegro, el conde de Amiens, ha sido quien ha perpetrado que yo esté en este agujero. Nunca ha aceptado el enlace con su hija, mi vida ha sido un calvario.

Soy Rodolfo de Marsella, sigo doctrinas templarias y mi suegro no está de acuerdo con mi orden. He decidido abandonarla para poder contraer matrimonio.

Llevo mucho tiempo encerrado, me han torturado, y tengo todo mi cuerpo lleno de marcas y arañazos. He recibido más de cien latigazos con afiladas ramas de rosas. Nunca dejaré de creer en mis doctrinas. El ser humano debe ser libre en sus creencias.

Nunca he perdido mi fe, me ha dado la fuerza necesaria para vivir.

Siento unas pisadas por los pasillos exteriores, quizás vienen a por mí, para ejecución.

Alguien abre la puerta ,y veo ante mí a mi amada, ha convencido a su padre para mi liberación.

He aprendido lo valiosa que es la vida, ahora he valorado lo importante que es ser feliz y creer en uno mismo, siempre hay esperanzas hasta el último aliento de nuestras vidas.

DISFRUTA DE LAS HISTORIAS DE EDUARDO AGÜERA.

http://www.agueratemple.com .

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: