LA DONCELLA

 

Una hermosa doncella paseaba por las hermosas calles de Cherter, Irlanda. Estaba cabizbaja, su rostro reflejaba tristeza. Vestía un elegante traje blanco.
Un caballero se detuvo al ver semejante belleza.
-¿Qué os pasa bella doncella? Preguntó el honorable caballero.
-Siento mucha tristeza. Mi corazón no palpita -aseguró la doncella.
-¿A qué se debe? ¿Os puedo ayudar si me lo permitís?
-Nunca me he enamorado. Me encanta amar, pero jamás he encontrado el amor adecuado -dijo la doncella.
-Cierra los ojos y deja que tu alma sienta el amor. Agarra mis manos -admitió el caballero.
La doncella hizo caso y cerró los ojos. Cuando los abrió, el caballero comenzó a besar sus delicados labios.
Ella sintió a su corazón y dijo.
-Ahora siento amor. Todo lo que me rodea es paz. Y la hierba comienza a brotar, adornada por bellas amapolas.
-Mi hermosa doncella. Siempre he estado enamorado de vos. Recuerdas cuando éramos pequeños. Estabas en el lago y casi te ahogas. Yo te salvé. Han pasado diez años, y no he dejado de amarte ni un solo instante -comentó el caballero.
-Eso era mi tristeza, sentía el amor, pero no lo veía. Ahora está a mi lado el hombre de mi vida -añadió la doncella.
La enamorada pareja se unieron para siempre y se fueron a vivir a Lorter, al este de Irlanda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: